SantoƱa es un municipio que se encuentra en la zona oriental de Cantabria, en la bahĆ­a de SantoƱa, a casi 50km de Santander. EstĆ” rodeada de monte y mar, por lo que parece una isla. AquĆ­ se sitĆŗa el centro de la industria de las anchoas, se capturan los mejores bocartes y se elaboran las mejores anchoas.

En los Ćŗltimos aƱos, esta gran industria se ha desarrollado en la costa oriental de Cantabria, SantoƱa,Ā LaredoĀ yĀ Castro Urdiales, donde cuentan con importantes fabricas conserveras. Y actualmente, las conservas de Cantabria se exportan a diferentes paĆ­ses de la UniĆ³n Europea y EE.UU.

En SantoƱa tienen todo un barrio lleno de fĆ”bricas conserveras abiertas al pĆŗblico donde la gente puede ver cĆ³mo se elaboran las anchoas, degustarlas y, por supuesto, comprarlas. En funciĆ³n de cuando se visite la fĆ”brica, se podrĆ”n ver unas fases u otras ya que la costera del bocarte, o sea, la temporada de pesca tiene lugar entre marzo y junio aproximadamente. Por tanto, si su visita coincide con esas fechas, resulta altamente recomendable asistir al espectĆ”culo que tiene lugar en la lonja cuando llegan los barcos a descargar y subastar las capturas del dĆ­a.

bahƭa santoƱa

Historia

El municipio cĆ”ntabro estĆ” considerado como la capital mundial de la anchoa en conserva, pero su historia no hubiera sido la misma sinĀ Giovanni Vella Scaliota. Este salazonero de origen siciliano llegĆ³ a SantoƱa en el 1883 como enviado de la firma Angelo Parodi, en busca de anchoas con la que nutrir el insaciable mercado italiano de las salazones. Fueron precisamente los napolitanos, genoveses y sicilianos los que le dieron valor al boquerĆ³n, que en EspaƱa se usaba como cebo.

Tras varias temporadas llevando la anchoa en salazĆ³n a Italia, Vella Scaliota se enamorĆ³ de una santoƱesa, Dolores, se casaron en 1889 y se estableciĆ³ permanente en SantoƱa. ComenzĆ³ asĆ­ la construcciĆ³n de la que serĆ­a la primera fĆ”brica de anchoas de SantoƱa, La Dolores, en honor a su mujer. La tĆ©cnica que empleaba para la elaboraciĆ³n de anchas, el ā€œsobado a manoā€, fue un Ć©xito y se extendiĆ³ rĆ”pidamente por todo Cantabria.